Nadiia es una enamorada de su violín. No ha tenido una vida fácil, pero la delicadeza con su instrumento se transmite en sus canciones. Tenerla en tu boda o evento puede dar un toque de clase e innovación y al conocerla, te alegras de haber contado con tal encanto de persona. Formal, muy motivada y dispuesta a adaptarse a los gustos de la pareja 100%.

Empezó a tocar  con 6 años y terminó la escuela de música con 15; empezando después en el conservatorio de Kirovograd. Cuando acabó en el 2005 empezó a estudiar superior y a tocar en la Orquesta Filarmónica de su ciudad.

Un año después vino un cambio inesperado a su vida. Tuvo que dejar su país y venirse a España a trabajar, ahora ya su segunda patria. Tenía un contrato de 9 meses en un almacén y lo cogió… aunque esos 9 meses fueran en realidad muchos más, y aquí siga…

Ya al tiempo, ha vuelto a retomar la música, su sueño, como forma de vida, esta vez desde España. Destaca su simpatía y su pasión por la música, y en parte, tocar el violín le acerca un poquito al país que dejó hace más de 10 años… es una forma de estar en sus dos patrias, de una vez…